lunes, 16 de octubre de 2017

Por qué es mejor no llevar una prótesis o una peluca pegada a la cabeza tanto tiempo...

Si, la imagen de la pizza es aposta. Much@s saben por qué. 
Buenas. En primer lugar, vuelvo a pedir disculpas, pues desde que toqué algo del css de la plantilla no me llegan los comentarios ok? Así que si queréis decir algo o ciscaros en mi sangre (jo, no pensé que echaría de menos los comentarios trolls / haters) por favor mandadme un correíto mail.

Entonces, ahora al lío. Que hace tiempo que no escribo sobre estas cosas morbosas y me apetece.

Hay muchos tipos de adhesivos para prótesis capilares y pelucas. Mogollón. Yo trabajo con la casa walker tape. No digo que sean los mejor del mundo (aunque la verdad es que siempre me han dado resultado tanto a nivel personal como profesional) pero es lo que obviamente yo conozco. Hay otras marcas como por ejemplo Super tape, American tape o Ghost bond. No las uso o las he usado de manera esporádica así que no tengo tanto conocimiento de causa.

Una de las cosas que me gusta de Walker es que fabrican en Estados Unidos con ciertos estándares que, ¡ojo! No son tan super estrictos como en la UE, así que no os podéis ni imaginar el papeleo infernal para homologarlos. Porque además, aunque la UE diga una cosa, luego en España hay todavía otra normativa más férrea. Y está bien. Porque es algo que te pones en la cabeza o en la cara. Aunque lógicamente hay personas que por su tipo de piel o su estilo de vida no los pueden usar. A mí que se fabriquen en USA o en España (o en cualquier país de Europa) me da mucha más confianza.

Por tanto, aunque son adhesivos acrílicos (que se limpian con disolvente, no con agua) se pueden mantener fijos hasta 4 semanas, sí. Esto es verdad. Incluso más, depende de tu tipo de piel y de tu sudoración (e incluso la temperatura corporal influye, que lo creáis o no hay personas con 35 grados tan ricamente  y no son vampiros ni nada).

Esto para muchas personas es algo así como el nirvana: ohhh puedo olvidarme de mi prótesis/peluca/sistema todo un mes y hacer vida normal. Sí. Es cierto. Pero no es lo más recomendable. Es decir, la teoría es maravillosa, pero la práctica...

¿Qué es lo ideal? Para mí lo ideal es retirarlo y limpiar una vez a la semana. O incluso hay personas que lo hacen dos veces, sobre todo si van al gimnasio / deporte, si es verano... Incluso personas que tienen trabajos con mucha actividad física como puede ser la hostelería. Que la prótesis se mantenga majomenos quince, veinte, treinta días no significa que sea lo mejor... Por varios motivos:

1) Principalmente por un tema de higiene / salud de nuestra piel. ¿Sabéis que hay personas que llevan lentillas, pero son dejadas con la higiene sin tener ningún problema pero de repente, tras años de usar lentillas, el ojo no las acepta más? Esto también puede pasar con los adhesivos... Un mal uso o un abuso puede dañar nuestra piel, y es mejor no jugar con esto. Ya que si necesitas utilizar prótesis capilar con adhesivos para tu día a día (o peluca) es preferible que no tengas ningún problema cutáneo que te impida volverlos a usar de la noche a la mañana... A ver cómo la sujetas.

2) Porque huele. Sí, majos y majas. Es normal que no lo notes pues nos acostumbramos rápido a nuestros efluvios corporales (para bien y para mal) pero si llevas el sistema pegado a tu cabeza pues es lógico y normal que la grasa, el sudor, células muertas, la humedad de la transpiración de nuestra piel... Huela. E incluso les sucede a personas que lo llevan máximo una semana. Es normal, y hay cosméticos (como el sérum sin aclarado, el aceite de argán) que lo enmascaran. ¡OJO! Nunca te eches colonia en el pelo, que es una manía que tengo yo desde pequeña, y me lo destrozo (por el alcohol).

3) Porque el adhesivo, con el calor corporal, se derrite (de ahí la pizza que podéis ver más arriba). Algunos más que otros, por ejemplo el no shine de walker tape no derrite tanto, y también depende de la época del año. Bueno, menos para los de Burgos. Si eres de Burgos ya sabes que sólo hay dos estaciones: invierno y la del tren. Esto pensarás que da un poco igual, pero no te creas. Porque cuesta mucho más limpiarlo. Y si lo dejas sucio, luego pega peor o no pega. Y además el residuo de pegamento también estropea los nudos. Y cuando tienes que emplearte a fondo en limpiar una prótesis que tiene mucho resto de pegamento derretido o reseco, también estropea la base, pues requiere más cantidad de disolvente, afloja los nudos, se cae más pelito.. Es inevitable que se metan los pelitos por dentro y se queden "atrapados" y se arranquen sin querer etc etc..

4) Si eres de las personas que se quitan la prótesis o peluca muy a menudo por limpieza o simplemente para dormir y estar cómodas, no elijas pegamento acrílico. Siempre es mejor que sea pegamento de base acuosa en cinta de doble cara (preferiblemente), esto es mucho más suave y te va a facilitar la tarea de quitar, retirar, limpiar y colocar. Yo por ejemplo trabajo con la gama hospitalaria de adhesivos 3M, pero hay otras marcas. Apenas deja residuo así que no hace falta que lo limpies a fondo todos los días (porque entonces con el alcohol o el disolvente también la estropeas). Si se da el caso de que en verano te apetece ir a nadar o simplemente por el sudor no te fías, entonces puedes pasarte a un adhesivo de perfil más alto (aunque en verano es mucho más cómodo el de perfil bajo lo creas o no). Pero así para el día a día mejor ir de menos a más...





martes, 10 de octubre de 2017

Cinco trucos para cuidar mejor - y alargar la vida - de una peluca de fibra sintética!

Muchas personas (y yo misma al principio) se decantan por utilizar pelucas de fibra sintética (pelucas de cabello artificial) para ocultar su problema de alopecia o durante la quimio. Esto normalmente se hace por varios motivos: por no peinarse, para tener un pelazo espectacular e ir siempre bien peinada, porque son más baratas, etc etc. Usar una peluca sintética tiene ventajas (aunque también inconvenientes, como los que podéis leer en el post de pelo natural versus pelo sintético). 

Sin embargo, una peluca sintética, sobre todo cuando es una melena larga, tiene menor duración que su homóloga en cabello natural. Así que os paso algunos trucos para que os dure más tiempo la peluca: 
1) Champú. Lo ideal es utilizar un champú adecuado y específico para fibra sintética (como por ejemplo yo uso el champú para pelucas sintéticas de Salerm Lamarvi). Pero si no lo encuentras o no deseas utilizarlo, asegúrate de que utilizas un champú neutro de uso frecuente (de los familiares de litro, vaya, que además son los más baratos). 

2) ¿Cuál es el truco al lavarla? No es necesario que frotes ni masajées el champú en el cabello de la peluca, pues no es como en las pelucas de pelo natural. Lo ideal es que llenes el lavabo con agua tibia (o un cubo), añadas champú en el agua y sumerjas la peluca durante unos minutos antes de aclararla. Puedes frotar, suavemente con las yemas de los dedos, su parte interior (la que está en contacto con tu piel donde lógicamente transferimos sudor y grasa). 

3) Usar un acondicionador o mascarilla especial para pelucas de fibra sintética. Esto, aunque te suponga un gasto extra en la cesta de la compra... ¡sí es importante! Pues el cabello sintético se deteriora con la fricción, y lo que hacen estas mascarillas específicas es precisamente lubricarlo para que friccione menos. Por lo tanto, utilizarla (se utiliza en húmedo sin aclarado) puede aumentar la vida útil de tu peluca sintética, y a la larga, ahorrarte dinero.  

4) Cepillado y desenredado. Aunque normalmente no se enredan o si lo hacen no es mucho (ya que la fibra sintética carece de cutícula) sí es necesario, cuando lleves una melena larga, proceder a su cepillado. Recuerda SIEMPRE comenzar por las puntas hacia abajo y sujetar con la mano libre los mechones para no dar tirones de la base de la peluca. Hazlo despacio y con cuidado, si lo haces de manera enérgica puedes estropear ese cabello y que se vuelva áspero antes de tiempo. Utilizar un poco de mascarilla para pelucas sintéticas aplicándola en seco va a facilitar el desenredado. 

5) Ojo con las fuentes de calor. Si tu peluca no dispone de fibra sintética resistente al calor, ¡es mejor que la mantengas bien lejos de secadores, planchas o tenacillas! Es cierto que disponemos de pelucas con fibra coreana (heat resistant) hasta 180 grados. Esto es genial pues te permite utilizar el secador cuando tengas prisa, y también la plancha o las tenacillas si deseas cambiar de estilado. ¡Ojo! Que puedas hacerlo no significa que aguante fuentes de calor a 180 grados a diario. Recuerda, si deseas tener una versatilidad absoluta respecto a tu forma de peinar, elige mejor pelucas de pelo natural. 

 

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Se puede estropear una prótesis capilar o una peluca de pelo natural que no hayas llegado ni a estrenar?

Sí. Y es mucho más habitual de lo que parece. Paso a explicar el por qué: 
pelo freepikEs muy normal que chicas (o chicos) que tienen diversos tipos de alopecia crónicos e irreversibles prefieran comprar dos o tres unidades (pelucas de cabello natural o prótesis capilar) para tener un repuesto por si acaso. Esto es recomendable pues, lógicamente cuando necesitas una peluca o prótesis para hacer vida normal cualquier "accidente" o problema que tengas te dejaría "con el coco al aire". Imagínate que tienes sólo un traje para todo: para ir al trabajo, ocio, practicar deporte, para dormir, para estar en casa... Es normal que al cabo de varios meses esté totalmente desgastado, descosido, descolorido... Además, en muchas empresas ofrecen descuento si compras más de una unidad precisamente por esto. 

Sin embargo, muchas personas, en lugar de ir alternando los sistemas (uno cada semana, cuando toca mantenimiento, por ejemplo) deciden utilizar uno durante meses o un año (o sé de casos que dos o tres años con la misma peluca), e inmediatamente al "jubilarlo", estrenar el otro que estaba "en la reserva". No siempre sucede, pero habitualmente este segundo sistema que ha estado bien guardadito en su caja, bolsa o maniquí en un armario, empieza desde el día uno a dar problemas: el cabello está seco, quebradizo, se enreda más, rebelde, tiende a bufarse... Y en lugar de ser una compra maestra, porque nos hemos ahorrado dinero ¡sólo nos genera preocupación, frustración y come come de cabeza! 

¿Por qué sucede esto? Pues porque el cabello natural, que está "muerto" (cortado e implantado en la base del sistema) no se renueva, carece de glándulas sebáceas y necesita hidratación, exactamente lo mismo que si lo llevaras puesto. Normalmente cuando es una peluca natural o una prótesis capilar "reservada" para el futuro, no es imprescindible que la laves una o dos veces a la semana. Pero siempre es aconsejable hacerlo cada dos o tres semanas. ¿Para qué molestarse? Pensarás. Si no la usas, no está sucia, ni sudada ni nada... Pues porque hay que hidratarla. 

Por este motivo, la finalidad de lavarla no es para eliminar suciedad, sino porque la hidratación que necesita este cabello (siliconas, aceites, grasas) sólo la vas a poder aportar con la cosmética. Y un cabello hidratado es más elástico, ¡y mucho más duradero! 

Así que recuerda: si deseas guardar una peluca de pelo natural (ojo, esto sólo se aplica al cabello humano, no sintético) durante una buena temporada por el motivo que sea: ¡lávala al menos una vez cada dos o tres semanas! 

 Créditos imagen: Freepik.

martes, 3 de octubre de 2017

Cuatro malos hábitos (malísimos) que estropean mucho el pelo...

En ocasiones adquirimos malos hábitos y a ciertas edades podemos hacer un esfuerzo por mejorar... ¡pero ni de coña vamos a cambiar! Por ejemplo estos son los cuatro errores más comunes que hacemos siempre y que al final nos acabarán pasando factura en nuestro pelo: ya tengas una melena que ni Sansón o padezcas problemas de alopecia femenina (sobre todo si llevas peluca o prótesis capilar) estas cuatro situaciones seguro "te suenan". 
cepillo pelo mojado
1) Colonia / perfume en el pelo. No sé si es que es costumbre de los que nos hemos criado entre los años 70-80-principios de los 90, pero lo de echarnos colonia en el pelo después de peinarnos era algo muy extendido entre niños y niñas. Costumbre que servidora continúa haciendo, pulverizando con colonia cada mañana de medios a puntas. ¡Y da igual que sea de marca porque está fatal! Lleva muchísimo alcohol así que es un producto que no sólo reseca el cabello, sino que lo volverá fino, oxidado y quebradizo. Y no digamos más si primero colonia y después te pasas la plancha, un cocktail explosivo. Si te gusta perfumarlo, utiliza aceites como argán o coco, que no sólo aportan un buen olor a tu melena sino también lo hidratan (coco) y lo protegen (argán).

3) No usar mascarilla o acondicionador de manera sistemática, aunque tu pelo biológico esté en buenas condiciones o sano. Son sólo cinco minutos de nada, y aunque no puedas por tu ritmo de vida aplicarlo todos los días, resérvate al menos dos o tres días por semana. ¡Más vale prevenir que lamentar! Si llevas prótesis capilar o peluca, esto no es negociable: siempre usa mascarilla o acondicionador tras cada lavado. En mi caso particular tanto en casa como en el trabajo no me complico la vida y utilizo uno que es 4 en 1 (mascarilla, acondicionador, sérum sin aclarado y sérum en seco) Salerm21

4) No sanear ni cortarse las puntas en varios años. Muchas veces es por dejadez, otras porque no le damos suficiente importancia a nuestro cabello o también si padecemos cualquier tipo de problema de alopecia y nos da vergüenza (entiendo esa situación y la cara de circunstancias que ponían cuando me miraban la cabeza, ahora por suerte me corto el pelo en el trabajo). Al menos dos veces al año se recomienda acudir a una peluquería o centro de belleza de tu confianza. Si te da mucho apuro que te vean, y tienes confianza con tu peluquera pide que te atienda la primera de la mañana o la última de la tarde si no cuentan con cabinas individuales. Cortar el tramo más deteriorado (puntas abiertas, más desgastado) nos aportará volumen a la melena (porque eliminamos las zonas más afinadas) y nos aportará también una imagen personal mucho más higiénica y cuidada. Luego te pones el chándal, los tacones y ¡a triunfar! 

Créditos imagen: Conair. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Alimentos que perjudican o agravan la caída de cabello...

En la mayoría de ocasiones he  hablado de los alimentos que son beneficiosos para el cabello, piel y uñas. Sin embargo, hay otras sustancias que es preferible evitar en nuestra dieta, y a veces es más fácil recordar qué no debemos tomar si queremos que nuestro pelo luzca más lustroso y saludable (aunque la mayoría sean muy sabrosos y divertidos...): 

- Alcohol / tabaco. Bueno, no es necesario que reduzcas a cero tu consumo de alcohol, pues una copa de vino o unas cañas de cerveza fresquita con amigos de vez en cuando no sólo forma parte de nuestra cultura, sino que también es beneficioso para el organismo (en adultos). Sin embargo, el abuso de bebidas alcohólicas, y sobre todo el tabaquismo, afectan negativamente a tu salud y esto impacta en la piel (se ve más apagada, seca, arrugas) y en el pelo. 

- Exceso de azúcares / sal / hidratos de absorción rápida: sobre todo bollería industrial, chuches, caramelos, comida basura, snacks fritos, pan blanco... A veces es difícil no caer en la tentación, pero si lo consumes de manera habitual provocarás que tu organismo segregue picos de insulina, acumule más grasa saturada y esto influye negativamente en el aspecto de la piel y pelo. También una dieta basada en este tipo de comida es la responsable de padecer hipertensión, colesterol, obesidad y diabetes. Sobre todo si no practicamos ningún tipo de deporte ni ejercicio físico. 

- Una dieta rica en carnes rojas / grasa de origen animal: un déficit de hierro o ferritina en nuestro organismo también perjudica la salud de nuestro cabello (aunque también podemos obtenerlo a partir de legumbres y vegetales, no sólo de la carne). Sin embargo un exceso de grasas o de proteínas de origen animal en nuestra dieta, como todo, pueden perjudicar a largo plazo el aspecto de tu cabello. 

Aunque siempre hay que tener en cuenta dos cosas importantes: si tienes dudas respecto a tu dieta, consulta con tu médico / enfermera o con un nutricionista profesional para que te valore y calcule tus necesidades nutricionales en función de tu edad, peso, estado de salud, estilo de vida etc. Que estos alimentos no sean los más saludables no significa que debas erradicarlos al 100% de tu dieta cual talibanes, siempre con moderación y de forma esporádica no tienes por qué notar absolutamente nada malo (a o no ser que tengas algún tipo de intolerancia al glúten o de problema hepático que sea incompatible con beber alcohol) ¡los extremos no son buenos, ni tanto ni tan calvo! 

  Créditos foto: El Conficencial. 

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Qué diferencias hay entre una peluca de pelo humano (o prótesis) y tu cabeza de pelo humano

Aunque este titular parezca algo raruno, como un acertijo o una pregunta con trampa o mal formulada en realidad es un tema bastante "peliagudo". ¿En realidad qué queremos decir? Cuáles son las diferencias entre una peluca o prótesis capilar fabricada con cabello natural (humano, ya que para el cine, el teatro, los jueces o la televisión también se usan crines de animales) y tu melena (o la cabeza de alguien) que tiene, por supuesto, cabello natural de "persona humana" valga la redundancia.

Como es lógico y normal, pensaremos que una peluca de pelo natural y cualquier melena va a tener las mismas necesidades y a comportarse igual. Esto sobre todo sucede a las mujeres en tratamiento de quimioterapia a las que han fabricado la peluca con su propio pelo. Pero no. No es lo mismo, y estas son algunas razones:

1) En primer lugar, la principal diferencia es que una peluca no tiene glándulas sudoríparas ni sebáceas. Es decir: no excreta sudor, pero lo que es más importante: no tiene grasa. Vale que la seborrea nos da un aspecto de personas poco aseadas, pero tiene una función biológica importantísima: hidratar y proteger nuestro propio pelo. Por eso doy tanto la tabarra en este blog respecto a los cosméticos para lavar y acondicionar nuestras pelucas o prótesis: deben de ser muy ricos en siliconas.
2) Un champú o una mascarilla que le vaya bien a tu pelo (sobre todo el champú, que influye más en el cuero cabelludo) no tiene por qué funcionar de la misma manera en tu prótesis o peluca. Incluso aunque lleves tu propia melena cortada y convertida en una peluca. Es importante que seas disciplinada con los cosméticos aptos para pelucas y con las rutinas de lavado. Parece una tontería, pero a veces por ahorrarnos unos eurillos
en la mascarilla podemos llegar a estropear la peluca (o al revés, gastamos mucho en un producto que nos recomienda una amiga y no le va bien a una peluca porque está formulada para otro tipo de cabello "vivo" que se regenera) ¡y eso nos sale mucho más caro al final!

3) La higiene. Normalmente si no nos lavamos nuestro pelo todos los días, se hace varias veces por semana. No te preocupes, no necesitas lavar con tanta frecuencia tu prótesis o tu peluca, pero sí es importante que lo hagas con productos adecuados (cosméticos aptos para pelucas o prótesis): 
      Si usas la peluca / prótesis 24 horas al día = 2 veces por semana.
      Si te quitas la peluca o la prótesis para dormir = 1 vez por semana.
      Si usas la peluca o prótesis sólo los fines de semana o eventos =  aunque no esté sucia, es importante que la laves, ya que son los  cosméticos los que van a aportarla hidratación de manera externa para que no se eche a perder. Al menos tres veces al mes es recomendable.

4) Cómo estilar y peinar tu pelo Vs cómo peinar y estilar una peluca de cabello natural o una prótesis capilar. Aquí las personas somos más o menos habilidosas con esta rutina de peinar nuestro cabello, y por suerte, si no se te da bien o quieres arreglarte más de lo normal, siempre puedes acudir a una peluquería o salón de belleza. Sin embargo, el cabello de las pelucas no brota como desde la piel de la cabeza sino que está sujeto a una base (depende de la técnica puede estar anudado, inyectado, cosido...) y esto influye a la hora de cómo peinarte. ¡Ojo! Aunque resulte paradójico, peinar y estilar una peluca de pelo natural de cabello corto o muy corto es siempre más difícil que una melena.

5) El proceso de oxidación y de desgaste. En nuestra melena siempre percibiremos que las puntas tienen varios tonos más claros que la raíz (si no nos teñimos). Esto sucede porque nuestra piel renueva el cabello y normalmente crece a razón de centímetro por mes. En las pelucas esto no se produce, pues no se regeneran (el pelo no crece, vaya). Nos daremos cuenta de que se irán aclarando (oxidando) paulatinamente en general, ¡no solo por las puntas, sino también por arriba! Esto tiene fácil solución con tintes cosméticos, pero con el paso del tiempo (generalmente una vez al año) se recomienda renovar la peluca completa.

Por otro lado, el uso de los propios tintes, secador, planchas o tenacillas van afinando el cabello. Esto es lógico, sobre todo por el calor. En nuestra "cabeza" basta con ir cortando las puntas para sanear el trozo más deteriorado, pero en las pelucas o prótesis no pueden seguir creciendo, y cuanto más cortes, más corto llevarás el pelo (de cajón). Por tanto, la textura del cabello es algo muy importante a la hora de elegir tu prótesis o tu peluca. Si deseas un pelo lacio extra liso, es siempre preferible que sea así por naturaleza (o con una permanente tipo alisado japonés, que ya ni lo es tanto porque el formol está prohibido), para que no tengas que "agredirla" con la plancha o brushing todos los días...  O lo mismo con el pelo rizado, si quieres que sea idéntico a tu rizo es mejor permanentarla a estar poniéndole rulos calientes o tenacillas.

martes, 26 de septiembre de 2017

Tintes vegetales / orgánicos sin amoníaco y metales - reacción alérgica y reacciones químicas

Este tema es un tanto curioso porque siempre se ha dicho que existe relación entre tintes vegetales como por ejemplo puede ser la henna y los metales, por lo que una vez que se comienza a usar este tipo de cosméticos para cambiar el tono de nuestro pelo, es importante esperar varios meses antes de aplicar un tinte "normal" (de los de amoníaco y peróxido de toda la vida) o una permanente (aunque ya por las modas, raro es ir a hacerse la permanente).

¿Esto por qué es? Pues por una sencilla razón. En el proceso de sacar los extractos vegetales de ciertas plantas y resinas que pueden alterar el tono de pelo de manera más "natural" se utilizan enormes rodillos metálicos. No en todos los procesos, ni en todas las marcas por supuesto. Estos grandes molinos metálicos pueden transferir pequeñas lascas o briznas y entremezclarse con la pasta que se utilizará como base. Sobre todo puede suceder con la henna. No es que entre sus componentes o ingredientes incluyan los metales para producir algún tipo de alteración en el pelo, sino que es una contaminación involuntaria (e insisto, en la mayoría de marcas esto ya no sucede, pero siempre es mejor asegurarse de con qué tipo de maquinaria se realiza la primera presión de los extractos vegetales por si acaso).

Por lo tanto, esos metales pueden acumularse en nuestro pelo (de manera superficial, evidentemente) y se van desprendiendo con el tiempo y los lavados. Por este motivo no se recomienda aplicar un tinte permanente o un moldeado en cabello que haya sido recientemente teñido con extractos vegetales o con henna, pues los metales producen reacciones químicas inesperadas que pueden dañar el pelo.

Pues esta es la razón de por qué es mejor no teñirse inmediatamente después de ponerse henna en el pelo. Por si las moscas... 


Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin